Sinopsis

Es una historia de amor que se ubica en el Periodo de Regencia del Reino Unido, un relato que parte desde un punto de vista feminista. Sigue a personajes de la alta sociedad británica, explorando sus vidas, conflictos, problemas y toda clase de dilemas. Este mundo se muestra abierto desde la posición de la familia Bridgerton.

La historia comienza con Daphne Bridgerton, la hija mayor, debutando en el mercado matrimonial. Ella espera seguir los pasos de sus padres y encontrar el verdadero amor; sin embargo, todo empieza a caerse a pedazos con la publicación de un diario cargado de escándalos sobre la alta sociedad londinense. La misteriosa Lady Whistledown, autora del texto, también arrastra a Daphne en su marejada de calumnias. Entra en escena el Duque de Hastings, rebelde y soltero, quien forja una alianza con Daphne para escapar de las expectativas sociales.

Tráiler:

Reseña:

Para nadie es un secreto que las historias de época, en especial las basadas en la Europa aristócrata son las favoritas de todos. La educación, la decencia, la moda y pare de contar todos los detalles que nos hacen sentirnos atraídos hacia una de las épocas más importantes y revolucionarias de la historia de la humanidad, y esta servidora como una ferviente fan de las historias de época no podía pasar por alto Bridgerton, una serie de finales de 2020 que fue anunciada por todo lo alto.

Bridgerton es una serie que colocó diferentes recursos en un mismo sitio y lo volvió una obra maestra. Basada en la serie de libros del mismo nombre, respectivamente la primera temporada nos narra los sucesos ocurridos en el primer libro de la saga El Duque y yo.

Nos encontramos siguiendo la historia del debut de Daphne Bridgerton quien tiene como meta casarse en su primera temporada, y no solo conseguir marido, si no que desea casarse por amor. En ese proceso se encuentra con el recién nombrado Duque de Hasstings, Simon Basset, un soltero engreído con pocas o nada intenciones de encontrar esposa, un hombre que expresa desagrado y desprecio hacia la temporada de madres cazadoras de maridos, las cuales ni en sus más remotos sueños se atreverían a dejar ir a una presa tan lujosa como un Duque soltero.

Por azares del destino estos dos, que al comienzo no podían ni siquiera decirse buenas palabras, terminan armando un acto perfectamente diseñado en el cual fingirían interés por el otro, para así lograr los objetivos de ambos: encontrar marido y sacarse a las madres cazadoras de encima. Plan que les sale muy bien, hasta que obviamente terminan por enamorarse.

Hay tantas cosas que logran desesperarme de la historia romántica, tanto en Simon y Daphne, como en Anthony y Siena y sin dudas en Marina y Collin. Cada una de estas parejas nos presenta problemas reales que vivieron las mujeres en esa época, problemas que no solo afectaban a las mujeres, también al amor y los sentimientos, al vivir en una época en donde importaba más mantener tu estatus que vivir con alguien que realmente amaras, y sin dudas cómo el poder y el orgullo podían arruinar la vida de alguien para siempre.

Simon y Daphne

Hablando de la pareja principal, creo que no tengo nada de quejas sobre la forma tan natural y sencilla en la que nació su amor. Como el mismo Simon dijo:

«Conocer a una mujer hermosa es una cosa, pero conocer a tu mejor amiga en el cuerpo de la mujer más hermosa es algo muy distinto”.

Simon Basset, Duque de Hastings a la Reina. Episodio 6.

La prueba simple de que el amor entre Simon y Daphne no estaba más que fomentado por la relación de amigos y cómplices que forjaron al intentar aparentar que estaban interesados en el otro. Un amor que se hizo fuerte, un amor que no conocía tiempos, sabiduría, y mucho menos, promesas.

Daphne se enamoró de Simon porque fue capaz de ver mucho más allá de la imagen que él intentaba aparentar, y Simon se enamoró de Daphne porque en ella encontró la calidez y la familiaridad que nunca había sentido. No es más que hermoso encontrar este tipo de amor, de historias victorianas realmente románticas, esas historias que nos dan sueños y esperanzas de que al menos alguna haya sido realmente así.

Simon y Daphne son una pareja real y autentica, Bridgerton encontró la manera de hacer una historia de amor real, con sus altos y bajos, dolores y alegrías, peleas y arreglos. Ellos dos son todo menos perfectos, pero lo único que tenemos seguro es que ambos se amaban lo suficiente como para intentar por todos los medios salvar la relación.

La manera tan simple, delicada y sutil como nos presenta el crecimiento de la atracción y posteriormente el amor entre ambos logra causar ese sentimiento de estar viviendo cada detalle con ellos. La forma como los actores logran expresar los sentimientos y sensaciones de sus respectivos personajes, con una simple mirada, un suspiro, un roce, o incluso un beso, no deja nada a desear, está perfectamente medida y calculada para sentirse real.

Mi única queja acerca de ellos dos es que la segunda temporada estará muy alejada de su historia, y que ya no tendremos el romance tan hermoso y puro de los Duques de Hastings acaparando la pantalla, si fuera mi decisión sin dudas haría una continuación únicamente contando la historia de amor eterna de nuestros Duques.

Ambiente:

De más esta decir que la escenografía, el vestuario, la arquitectura y en especial la música crean el complemento perfecto para hacerte sentir completamente en los 1800’s. Los vestidos hechos a la medida y con las telas, colores y cortes en los lugares indicados, dejaban en claro la época en la que nos encontrábamos, y eso sin hacer mención de los peinados y los cortes de cabello.

Algo que amo con cada fibra de mi ser de Bridgerton, es sin lugar a dudas la adaptación de canciones que han sido éxitos mundiales en nuestros tiempos. Podemos escuchar en distintos momentos de la serie adaptaciones a orquesta de canciones tales como: Bad Guy de Billie Eilish, Girls Like You de Marron 5, Wildest Dream de Taylor Swift. Thank U Next de Ariana Grande, In My Blood de Shawn Mendes, Love Me Like You Do de Ellie Goulding, Circles de Post Malone y pare de contar.

Estas adaptaciones no solo hacen que te sumerjas de lleno en la historia, también logran darle cierto toque de modernismo mezclando canciones de nuestro tiempo con música clásica. Sin contar los bailes y coreografías que encajaban a la perfección con cada detalle.

Te dejo un clip con la versión orquesta de In My Blood.

Conclusión:

Bridgerton ha sabido acertar con cada detalle en la realización de la serie, ha sido tan perfecta y encantadora que no he podido más que salir corriendo a buscar los libros para comenzar a disfrutar de la versión literaria de esta maravillosa obra y de las historias consecuentes de cada uno de los Bridgerton.

La temática que presentan tanto los libros como las siguientes temporadas de la serie se me hace encantadora y un toque muy nuevo y casi no utilizado en el mundo de la televisión, así que no tengo más que mucha expectación y emoción por ver cómo resultara la adaptación del resto de los libros y las historias de amor de los Bridgerton.

Esperar con ansias y anhelo el estreno de la segunda temporada el 25 de marzo, con el deseo de que se convierta también en una temporada que ame con cada fibra de mi ser, y aunque no creo que el romance de Anthony Bridgerton logre suplantar de mi corazón el de Daphne Bridgerton con Simon Basset, procuraré dejarle un lugar muy grande abierto en mi corazón.

Sin más que decir, te invito a que dejes de hacer todo lo que estés haciendo y comiences a ver Bridgerton, te aseguro que será todo menos una perdida de tiempo.

Se despide Egli de Egli Escribe.